Los históricos del futbol de EEU

Hay mucha gente que seguramente cree que la historia futbolística de Estados Unidos se remonta al último par de décadas, al Mundial de 1994 que sucedió allí y que sirvió como el ¨Big Bang¨ que llevó a la creación de la MLS y a los memorables Mundiales del 2002, 2010 y el 2014. Sin embargo, su legado en realidad se extiende a 1930, cuando el conjunto de las barras y las estrellas terminó tercero en la Copa del Mundo inaugural.

Miles de futbolistas han vestido la camiseta estadounidense durante los últimos 84 años, pero apenas un puñado de ellos han dejado una huella imborrable en la historia de la selección.

A continuación repasamos la lista de los 10 mejores jugadores de todos los tiempos de la Selección de Estados Unidos y también reconocemos a aquellos que no formaron parte de este Top 10 pero que sí contribuyeron de gran manera a la consolidación de la potencia de la CONCACAF que conocemos hoy en día y no mencionarlos habría sido un pecado.

El primer lugar de la lista, debe ser casi un consenso.



Mención Honorífica

18. Joe Gaetjens (1950)
Sólo jugó tres partidos con la selección de Estados Unidos y sólo anotó un gol, pero ese gol representó una e las mayores sorpresas en la historia de las copas del mundo. Gaetjens, de origen haitiano, antó el tanto con el que el equipo estadounidense venció 1-0 a Inglaterra en el Mundial de Brasil 1950.

17. Jozy Altidore (2007-Presente)
Altidore es el sexto máximo goleador de la historia de la selección con 23 tantos en 72 partidos, y su lugar en esta lista y en la de goleadores históricos seguramente será mucho más elevada cuando él cuelgue los botines.

Sus sequías prolongadas y su historial de lesiones le juegan en contra, pero su potencial es evidente con sus 8 goles en 14 partdos internacionales en el 2013 y su memorable gol a España que posibilitó el batacazo en las semifinales de la Copa Conferderaciones 2009.

16. Paul Caligiuri (1984-1997)
Caligiuri probablemente sea el apellido menos conocido de esta lista, pero a la misma vez él fue vital para el renacimiento del fútbol estadounidense convirtiendo el gol de la clasificación al Mundial de Italia ´90 contra Trinidad y Tobago en noviembre de 1989 con un zurdazo certero al ángulo que quebraba una sequía de 40 años sin concurrir a la máxima cita del fútbol internacional.

El mediocampista californiano fue titular en cada partido de EE.UU. en los Mundiales de 1990 y 1994 y anotó uno de sus cinco goles con la camiseta de su país en el Mundial del 90 contra Checoslovaquia. No se trata de la cantidad, sino de la calidad.

15. John Harkes (1987-2000)
Harkes fue un pionero del fútbol estadounidense al ser el primer jugador de su país en jugar en la Liga Premier de Inglaterra con el Sheffield Wednesday en 1990. Luego Harkes se incorporó al D.C. United para la temporada inaugural de la MLS en 1996.

Harkes jugó los Mundiales de 1990 y 1994 y fue nombrado como co-Jugador Más Valioso de la Copa América de 1995 junto a una leyenda del fútbol mundial como el uruguayo Enzo Francescoli.

El ¨Capitán de por Vida¨ terminó su carrera con 90 partidos, seis goles y una huella imborrable en el medicampo de la selección.

14. Marcelo Balboa (1988-2000)
Patrón de la defensa y capitán de la selección, Balboa fue uno de los grandes responsables del crecimiento de la selección estadounidense durante la década del 90.

El jugador estadounidense de padres argentinos fusionó lo mejor de los dos mundos para decir presente en los Mundiales de 1990 y 1994, siendo vital en este último conteniendo a cracks como el colombiano Carlos Valderrama y el brasileño Romario, y luego se convirtió en el primer futbolista de EEUU en jugar 100 partidos con la camiseta de su país en 1995.

Balboa terminó su carrera como uno de los jugadores más influyentes de la década tanto por su nivel como por su peinado con 128 presencias y 13 goles en la selección. Solamente Cobi Jones, Landon Donovan y Jeff Agoos lo superan en el rubro de partidos disputados con la selección actualmente, aunque él es dueño del récord de 21 encuentros consecutivos como titular.

13. Jeff Agoos (1988-2003)
Quince años de logro tras logro con la selección estadounidense, convirtiéndose en el tercer jugador con más presencias en ella (134) y cinco títulos conseguidos en su carrera en la MLS, una marca que nadie ha podido igualar hasta ahora en la liga.

Su temperamento era lo que lo identificaba para bien o para mal, ya sea barriéndose a los pies de los rivales en el Mundial 2002 (formó parte del plantel pero no jugó el de 1998) o quemando su camiseta al no ser convocado para el Mundial de 1994 que contó con Estados Unidos como sede.

La sutileza claramente no era su fortaleza, pero su tenacidad sí lo era y eso quedó en evidencia durante la Copa Oro 2002, cuando su último gol a nivel internacional fue el que liquidó la final de ese torneo contra Costa Rica durante una victoria por 2-0.


12. Tony Meola (1988-2006)
La Selección de Estados Unidos cuenta con un historial interesante de arqueros, pero probablemente hoy en día no habría un Tim Howard vistiendo la número 1 del conjunto de las barras y las estrellas sin las semillas sembradas por Meola, miembro de tres planteles mundialistas y del Salón de la Fama de la MLS desde el 2012.

Meola supo ser titular indiscutido de la selección entre 1990 y 1994, jugando todos los partidos de los Mundiales de Italia ´90 y EE.UU. ´94 como titular. Meola sufrió en carne propia la paliza propinada por Checoslovaquia por 5-1 durante su debut mundialista, pero a partir de entonces él no volvería a permitir más de un gol contra Italia, Austria, Suiza, Colombia, Rumania y Colombia en una Copa del Mundo.

Meola también aportó su experiencia como tercer arquero en el Mundial 2002 antes de retirarse con exactamente 100 juegos disputados a nivel internacional.


11. DaMarcus Beasley (2002-presente)
Cuatro Mundiales jugados (2002, 2006, 2010 y 2014), 120 veces seleccionado de Estados Unidos y 17 goles. La historia reciente de la selección se explica con el hilo conductor de la carrera de Beasley, ejemplo de profesionalismo, sacrificio y talento.

Ha jugado en seis países distintos: Estados Unidos, Holanda, Inglaterra, Escocia, Alemania y México.

Los 10 más importantes


10. Alexi Lalas (1991-98)
Lalas no solo es un gran embajador del fútbol estadounidense hoy en día, sino que también supo ser uno de los jugadores más inolvidables de la historia de su país tanto por su gran nivel como por su look peculiar y rebelde, barba y look rockero incluido.

El ex zaguero central fue campeón de la MLS, fue el primer jugador estadounidense en jugar en Italia desde la década del '40, fue nombrado Deportista Estadounidense del Año en 1995 en y disputó 96 partidos con la selección entre 1991 y 1998.

Además, él jugó cada minuto de los cuatro partidos de EE.UU. en su histórica actuación en el Mundial de 1994, convirtiéndose en uno de los jugadores más populares del torneo ese año.


9. Michael Bradley (2006-Presente)
Bradley es un crack que ha tenido que luchar contra la adversidad durante toda su carrera con la selección, ya sea siendo etiquetado como ¨el hijo del entrenador¨ en el Mundial 2010 y callando a todos con el gol clave del empate contra Eslovenia o siendo criticado de principio a fin durante la Copa del Mundo de este año.

Bradley no sólo es el jugador más talentoso de la selección actual, el que maneja los hilos del mediocampo, sino que también fue el primer jugador estadounidense en jugar en el fútbol italiano desde 1996 con la Roma.

Bradley triunfó en el Calcio antes de regresar a la MLS este año tras pasar las últimas ocho temporadas en cuatro de las ligas más relevantes del fútbol mundial: la liga holandesa, la de Inglaterra, la Bundesliga alemana y finalmente la italiana.

Además, Bradley es titular indiscutido en el esquema de Klinsmann y lleva 12 goles anotados en 90 cotejos con la selección.


8. Eric Wynalda (1990-2000)
Miembro del Salón de la Fama desde el 2004 y parte del Equipo de la Década de la CONCACAF, Wynalda fue el delantero que se convirtió en el símbolo de toda una época de crecimiento en el fútbol estadounidense.

El delantero norteamericano culminó su carrera como máximo goleador de la selección con 34 goles en 106 partidos antes de ser eventualmente superado por Donovan y Clint Dempsey, aunque todavía permanece en el podio de ese rubro.

El debut mundialista de Wynalda como titular fue poco auspicioso, sin goles y con expulsión incluida ante los checoslovacos al minuto 52 en 1990, pero él se redimió cuatro años más tarde anotando el gol del empate contra Suiza, el primero de EE.UU. como huésped de la competencia.


7. Brian McBride (1993-2008)
McBride habrá convertido menos goles (30) y jugado menos partidos (96) que Wynalda, pero a la misma vez él jugó por más años, disputo tres Mundiales consecutivos, fue el capitán del equipo olímpico como uno de los tres veteranos del conjunto Sub-23 , y además sus goles fueron más impactantes, más relevantes para la historia de la selección.

El mejor centrodelantero de esta lista marcó el único gol de EE.UU. en el Mundial de Francia de 1998, pero el que lo catapultó a la idolatría nacional fue el que abrió el marcador contra México en los Octavos de Final de Corea-Japón 2002.

McBride también supo ser uno de los jugadores estadounidenses más exitosos de todos los tiempos en la Liga Premier de Inglaterra, convirtiendo 33 tantos en 140 partidos con el Fulham entre el 2004 y 2008.


6. Cobi Jones (1992-2004)
Cobi Jones es el dueño del récord absoluto de partidos jugados con la selección estadounidense, 164 ocasiones en las que él se destacó tanto por su despliegue en la mitad de la cancha como por la melena que lo hacía parecer idéntico al holandés Edgar Davids.

Jones se destacó a través de los años con la combinación de su despliegue ofensivo y su sacrificio defensivo, lo que lo llevó a ser pieza clave del cuarto puesto obtenido en la Copa América de 1995, al once ideal de la Copa Oro del 2000, a ganar la Copa Oro 2002 y a formar parte de los planteles de los Mundiales de 1994, 1998 y 2002.

Jones justamente protagonizó un momento tan memorable como controversial en su última Copa del Mundo al provocar la expulsión del mexicano Rafa Márquez en los minutos finales del 2-0 a favor del conjunto estadounidense en el Mundial 2002.


5. Clint Dempsey (2004-Presente)
Dempsey jamás fue un jugador fino como Donovan o grandote como Altidore, pero lo que él sí siempre ha sido es un toro obstinado que embiste hacia el arco contrario con la determinación de un hombre que no va a ser detenido por nada ni nadie en el mundo.

Así fue como él marcó el quinto gol más rápido de la historia de los Mundiales contra Ghana este año Así fue como cuenta con la segunda mayor cantidad de goles y se ubica noveno en presencias con su selección, 39 y 109 respectivamente.

Dempsey puede jugar como mediocampista por las bandas, como delantero por los costados, como número nueve y hasta como enganche. Esa misma versatilidad lo llevó a triunfar en el ámbito internacional, en la MLS y en el fútbol inglés con el Fulham y el Tottenham, uno de los grandes de Inglaterra.

Dempsey fue el único autor estadounidense de un gol durante el decepcionante Mundial 2006 que terminó prematuramente en la primera fase (el otro fue un autogol), se destacó en el 2010 y fue nombrado como capitán en el 2014. Además, ningún otro compatriota suyo ha anotado al menos un gol en tres Mundiales seguidos.

Su torneo más memorable fue la Copa Confederaciones 2009, ya que él anotó el gol de la clasificación milagrosa contra Egipto, liquidó el partido contra España en semifinales y también mojó contra Brasil en la final de aquel torneo.

4. Bert Patenaude (1930)
Pocas personas que siguen con vida deben haberlo visto jugar, pero Patenaude hizo historia al despacharse con el primer triplete de la historia de los Mundiales en 1930 y terminó ese torneo inaugural con cuatro dianas en su haber, lo que lo ubicó tercero en la tabla de goleadores.

Además, Patenaude se despachó con un doblete en el primer encuentro de la historia contra Brasil en un amistoso que terminó 4-3 a favor del conjunto sudamericano ese mismo año.

Es una pena que su historia no haya durado por más tiempo, pero no cabe duda de que Patenaude marcó una época inflando redes sin que importe que rival se le plante enfrente.


3. Claudio Reyna (1994-2006)
Reyna fue el 10 original, el que desafío a todos los preconceptos y estereotipos sobre como los jugadores estadounidenses eran atletas disciplinados tácticamente que no contaban con creatividad durante sus 111 partidos con la selección.

Su actuación en la goleada histórica por 3-0 contra Argentina en la Copa América de 1995 fue una de las más destacadas de cualquier jugador estadounidense esa década.

Reyna era tan indispensable que formó parte de los planteles estadounidenses de todos los Mundiales entre 1994 y el 2006, siendo nombrado como parte del ¨11 Ideal¨ de la FIFA tras romperla en el Mundial 2002. Si Estados Unidos le jugó de igual a igual a Alemania en Cuartos de Final en ese entonces, fue en gran parte gracias a él.


2. Tim Howard (2002-Presente)
Ídolo total de varios hinchas, no solo de Estados Unidos, durante el Mundial de Brasil 2014, al ser una muralla prácticamente impasable que quebró el record de atajadas en un solo partido con 16 contra Bélgica en Octavos de Final. Básicamente, él fue el máximo responsable de que ese partido vaya a tiempo suplementario y de que no haya terminado en una goleada histórica belga.

Howard fue suplente en el Mundial 2002 pero se consolidó como titular indiscutido en el 2010 y 2014. Es más, ningún guardameta estadounidense supera a sus 104 presencias con el buzo de la selección.

Además, él llegó al Everton de Inglaterra a préstamo en el 2006 y se adueñó del arco del conjunto inglés desde ese entonces, con 304 partidos defendiendo su valla en la Liga Premier y contando. Un verdadero histórico que trasciende fronteras.


1. Landon Donovan (2000-2014)
Dueño de cuanto récord se te ocurra con la Selección de Estados Unidos: Máximo goleador con 57 tantos, ,su misma cantidad de pases gol, y la mayor cantidad de partidos como titular (140 de sus 156).


Su gol agónico contra Argelia en la primera fase del Mundial 2010 terminó de concretar su lugar en la cima de esta lista.

Su legado en la historia del fútbol estadounidense es indeleble como cinco veces campeón de la MLS con el Los Ángeles Galaxy y los San José Earthquakes, cuatro veces campeón de la Copa Oro con Estados Unidos, MVP de la liga en el 2009 y Mejor Jugador Joven del Mundial 2002.

Su controversial exclusión del plantel que jugaría el Mundial de este año lo privó de un broche de oro para su carrera, pero sus cinco goles en tres Mundiales son una marca individual que nadie más en la CONCACAF ha logrado igualar hasta ahora.

Venerado por sus compatriotas, odiado y respetado por igual por sus rivales, Donovan es el mejor jugador de la historia del fútbol de los Estados Unidos.


FUENTE: Disponible en http://espndeportes.espn.com/noticias/nota/_/id/2199328/los-historicos-del-futbol-de-eeuu
Con la tecnología de Blogger.