DELINCUENCIA JUVENIL



Autor: Maribel Callisaya Quispe

La delincuencia juvenil es el reflejo de nuestra sociedad, proviene de la crisis de valores que no se enseñan en las escuelas y familias. Es el eco que se da por la poca atención a nuestros hijos. Descuidamos la formación de valores por estar imbuidos en diferentes intereses negativos. Pidamos a Dios permitir integrar a nuestras familias en el seno del hogar para prevenir a que desemboquen en delincuentes juveniles que en la mayoría de los casos finalizan en situaciones extremas.
Una mano de un niño extendida pidiendo que no se asiste, se transforma en una mano que transporta un revolver. La delincuencia juvenil es un problema serio y muy difícil. Las autoridades deben tomar acciones concretas para asistir  a la familia y no me refiero a regalarles planes de trabajo, hay que enseñarles a trabajar.
Se debe evitar la superpoblación. Hay que evitar que más jóvenes se droguen y causen serios problemas a la humanidad. Además se debe considerar la pena de muerte en los casos muy graves. Pero la tendencia permisiva que se ve en casi todos los gobiernos hará que este se profundice. Además los empleadores cuando les dan trabajo muchas veces los explotan por querer mano de obra barata y esto hace que los desalienten las ganas de trabajar. Los gobiernos le dan muy pocas oportunidades a excepción de china, Venezuela y  Japón.  Bolivia trata de hacerlo con los pocos recursos que recibe de la hoja de coca y otros recursos naturales. La delincuencia en un estado que de oportunidades no justifica.
En el mundo no sé. En España es normal que cada día crezca más. No hay leyes que castiguen a los menores. Así, que sigan actuando impunemente. 
Con la tecnología de Blogger.