EL ENVEJECIMIENTO COMO UN SENTIDO POSITIVO

Por: Virgilio Villca Machaca

La libertad de la voluntad humana es la voluntad de un ser finito; la libertad del hombre no es libertad de condicionamientos, sino más bien libertad para adoptar una actitud en cualquier condición en que pueda encontrarse, algo que ocurre de manera marcada en la tercera edad.
La “vejez” es muchas veces asumida por las sociedades como la fase terminal de la vida, por esta razón en ciertos casos es esperada con temor, puesto que implica un cambio tanto fisiológico como emocional de gran magnitud y de suma importancia; sin embargo es una etapa donde las vivencias individuales logran establecer un nexo entre una vida rica en experiencias y un camino recorrido.

Uno de los aspectos positivos más importantes de la tercera edad es la capacidad de estabilidad y continuidad, cualidad que proporciona al anciano la aureola de persona digna de confianza, capaz de recibir confidencias y de entregar consejos sabios. Por eso, el anciano que ha sido bien educado en la verdad, al llegar a esta edad de la última etapa de su vida, sabe sustituir o compensar las pérdidas y defectos, por las ganancias y ventajas; se acomoda y adapta a las carencias, pero de ninguna manera renuncia a las conquistas.


Con la tecnología de Blogger.